Posts Tagged ‘violencia contra la mujer’

Canada profiting off the backs of Honduras’ poor

Editor’s Note: Mark Taliano was part of a Canadian Delegation, led by Raul Burbano of Common Frontiers, which went to Honduras to observe elections. The delegation also attended seminars and interviewed Hondurans throughout the country. Information in this article is based upon that visit and those interviews. Names have not been included, due to privacy concerns.

Mark-TalianoTORONTO, ON, Dec 14, 2013/ Troy Media/ – In March of 2007, Gildan Activewear Inc., a Montreal-based textile manufacturer, decided to leave Canada for sunnier climes.

The company laid off hundreds of Canadian workers, and resettled where business was good: Honduras. The end result? Canada lost jobs, and Honduras’ asymmetrical, toxic economy, was further entrenched.

Honduran sweatshop workers are basically commodities and their status will likely remain unchanged, or get worse. The 2009 coup that removed the democratically-elected President Manuel Zelaya was condemned internationally (even U.S. president Obama declared it illegal), and the new regime dismantled or corrupted institutions that might be of benefit to humans (including constitutional judges), and created a heavily militarized and murderous environment. “Since 2010,”reported Raul Burbano, delegation leader of election observers from Canada, “there have been more than 200 politically motivated killings.”

In the meantime, Canada’s Gildan profits from the misery. Gildan pays no taxes in Honduras, and the workforce (primarily women) is easily exploited. Unions and collective bargaining are not allowed and human rights are not a concern.

The Collective Of Honduran Women (CODEMUH by its Spanish acronym), a brave voice for freedom in Honduras, comprehensively documents the exploitation of workers. Spokespeople told us:

1)    Workers produce T-shirts from about 7 a.m. to 7 p.m. four days a week, at jobs that are physically repetitive. Repetitive strain injuries are common, proper care is elusive, and injured workers are easily discarded. Since workers have few rights, someone younger and healthier can usually be found. In poverty-stricken environments like Honduras (and elsewhere), job scarcity means that a replacement worker will likely work for less money, and even fewer rights. At Gildan, inspectors aren’t allowed in to the plant, and workers are fired (or worse) if they try to organize unions.

2)    One former worker explained that she would be given a cortisone shot to treat her calcified tendonitis, and then sent immediately back to work. Proper treatment in such a case would involve an injection followed by rest, but work quotas are more important to foreign shareholders than worker health.

It’s no surprise then, that by age 25, chronic work injuries, coupled with poor medical treatment, often prevent workers from performing their fast-paced tasks.

Worse still, once a worker leaves Gildan, she is likely to have irreversible health problems which preclude her from finding alternate employment. Some women need crutches to walk; others can’t hold their babies or do housework. Savage poverty imposes itself on their already precarious existences, and decimated social institutions perpetuate the misery.

Healthcare, schooling, and other social/public institutions are abysmal, and only those (few) with money get adequate service.

What are the drivers behind such misery?

Those who control the levers of power in Honduras are governed by interests that do not include the common good, consequently, society and the economy have been spirally downward since the coup.

Prior to the 2009 military coup, freedom and democracy were making inroads into the malaise, but now the power structure looks something like this:

At the top of this asymmetrical and entirely dysfunctional political economy are transnational corporations, including banks. They are seamlessly aligned with governments in Canada and the U.S. They tacitly, if not overtly, drive foreign policy decisions.

On the ground in Honduras looms the invisible hand of the U.S military, viewed by locals as an “occupying force”, that arguably enables destabilization – drug trafficking has increased since the coup – and is allied with the corrupt dictator Juan Orlando Hernandez.

Locally, the nexus of powerful polities includes narco gangs, the police, the military, the para-police (Tigres ), and rich oligarchs, (including about 10 very wealthy families).

Corruption throughout society is so pervasive that people trying to make a living often have to pay extortion money not only to gangs, but also to the police.

Now, with a growing number of U.S. military bases and the murderous dictatorship of Juan Orlando Hernandez solidified, profits are basically guaranteed for transnational corporations.

As Canadians, we need to continue asking important questions. For example,

“Why are these “Free Trade” Agreements, such as the Canada-Honduras Free Trade Agreement, so secret?” and “Why have we chosen to profit from the misery of others?”

Once we get some answers, we might choose to pay a couple dollars more for our next T-shirt.

Troy Media columnist Mark Taliano is a writer, activist, and retired teacher.

Honduras 08MEn el marco del día internacional de la mujer, este 08 de marzo, las organizaciones que conforman el Foro de Mujeres por la Vida, el ERIC y Radio Progreso lanzarán la segunda etapa de la campaña “Ni encerradas Ni con miedos”, seguridad para todas, en todos los espacios, con todos nuestros derechos.
Será en la caminata denominada Marzo de rebeldías y calle, donde las mujeres conmemorarán este día dedicado a las luchas que tanto han realizado para la construcción de un mundo más igualitario, donde la vida de las mujeres y los hombres tenga el mismo valor.
“Estamos a un día de nuestra gran movilización del día internacional de las mujeres, llevaremos color en nuestras caras, fuerza en nuestras voces y cantos de esperanza. Ante este sistema devastador las mujeres llevamos nuestro cuerpo y pensamiento, nuestro ser para luchar, para evidenciar que la misoginia debe terminar, celebraremos la vida que queremos tener: libre de miedos, libre de encierros, reivindicando nuestro derecho a soñar, a vivir libres de violencia, a ser felices.
Recordaremos a las que fueron vilmente asesinadas y en memoria de sus vidas, de sus risas, y de sus hermosos nombres seguiremos en pie de lucha, todo el tiempo que sea necesario”, dice la invitación que fue colgada en las redes sociales para invitar a esta caminata que saldrá a las nueve de la mañana en la ciudad de San Pedro Sula, al norte de Honduras.
Primera etapa
La campaña “Ni encerradas, ni con miedos” fue lanzada el pasado mes de agosto de 2013, con el esfuerzo del Foro de Mujeres por la Vida, ERIC y Radio Progreso para exigir seguridad para las mujeres. Esa seguridad que garantice el buen vivir para esta población que representa más del cincuenta por ciento de la población hondureña, y que son violentadas por el sistema patriarcal que quiere dominar sus vidas y sus cuerpos.
“En un primero momento la campaña, tocó el espacio privado, la violencia que tantas mujeres sufren en sus propias casas, a manos de aquellos hombres que están cercanos a sus vidas. Además de esa violencia doméstica, la campaña busca cuestionar y hacer consciencia de las responsabilidades del hogar, ya que únicamente recaen en las mujeres, cuando deben ser asumidas por todos los miembros de la familia”, dice Carolina Sierra del Foro de mujeres por la Vida, una organización que aglutina a diversas organizaciones de mujeres de la zona noroccidental de Honduras y que lleva muchos años en la lucha por los derechos de las féminas.
Sierra agrega que en esta segunda etapa, se toca el espacio privada, aquí haciendo referencia a las acciones en materia de seguridad que emprenden los gobiernos, pero que hasta el momento no buscan la protección de la vida y la integridad de las mujeres.
Dunia Pérez, como parte del equipo coordinador de la campaña en representación del ERIC y la Radio Progreso dijo que la campaña busca contribuir a desconstruir el concepto de seguridad basado en la represión, armamentismo, remilitarización y evidenciar las violencias contra las mujeres en los espacios íntimos, privados y públicos como un problema de seguridad, que debe asumirse por el Estado y la ciudadanía en general.
Pérez recordó que la primera etapa mencionó la situación que las mujeres viven en los espacios privados, con énfasis en la violencia intrafamiliar y los roles de género que asigna la sociedad. En la segunda etapa, “aquí mencionamos los espacios públicos, la violencia simbólica, acoso callejero y proceso de remilitarización que vive en momentos la sociedad hondureña y su impacto en la vida y los cuerpos de las mujeres.
Habrá una tercera y cuarta etapa que estará destinada a la defensa del territorio y bienes de la naturaleza y el acceso a la justicia, aquí hablaremos sobre los feminicidios y el fracaso de la institucionalidad lo que lleva la fortalecimiento de la impunidad, concluyó diciendo Dunia Pérez.
Reconceptualización de seguridad
 
Para las mujeres indígenas, jóvenes, niñas, afrodecendientes, campesinas, pobladoras, con retos especiales, urbanas, rurales, obreras, académicas, profesionales, artistas; la seguridad es un derecho humano, que parte del fortalecimiento de la autonomía y libertades. Se basa en el principio de seguridad humana, pero construido desde las realidades vividas.
Para las mujeres la seguridad debe estar vinculada con la libertad, con el derecho a decidir sobre sus cuerpos, con la posibilidad del disfrute de todos los derechos y sobre todo la certeza de una vida libre de violencia y de miedo.
Desde la concepción, la seguridad debe conectarse con los espacios íntimos, privados y públicos. Requiere partir de una construcción de la ciudadanía que tome en cuenta las diferencias y las particularidades de cada mujer y se conecte de lo local a lo nacional, respetando el derecho de autodeterminación de los pueblos.
Las mujeres buscan una seguridad que elimine prácticas culturales de violencia y que fortalezca los procesos de construcción colectiva y la participación.
Por ERIC y Radio Progreso

– See more at: http://aler.org/index.php?option=com_k2&view=item&id=6245:honduras-ni-encerradas-ni-con-miedos&Itemid=226&lang=es#sthash.2A0p5WdP.dpuf

 
Honduras 08MEn el marco del día internacional de la mujer, este 08 de marzo, las organizaciones que conforman el Foro de Mujeres por la Vida, el ERIC y Radio Progreso lanzarán la segunda etapa de la campaña “Ni encerradas Ni con miedos”, seguridad para todas, en todos los espacios, con todos nuestros derechos.
Será en la caminata denominada Marzo de rebeldías y calle, donde las mujeres conmemorarán este día dedicado a las luchas que tanto han realizado para la construcción de un mundo más igualitario, donde la vida de las mujeres y los hombres tenga el mismo valor.
“Estamos a un día de nuestra gran movilización del día internacional de las mujeres, llevaremos color en nuestras caras, fuerza en nuestras voces y cantos de esperanza. Ante este sistema devastador las mujeres llevamos nuestro cuerpo y pensamiento, nuestro ser para luchar, para evidenciar que la misoginia debe terminar, celebraremos la vida que queremos tener: libre de miedos, libre de encierros, reivindicando nuestro derecho a soñar, a vivir libres de violencia, a ser felices.
Recordaremos a las que fueron vilmente asesinadas y en memoria de sus vidas, de sus risas, y de sus hermosos nombres seguiremos en pie de lucha, todo el tiempo que sea necesario”, dice la invitación que fue colgada en las redes sociales para invitar a esta caminata que saldrá a las nueve de la mañana en la ciudad de San Pedro Sula, al norte de Honduras.
Primera etapa
La campaña “Ni encerradas, ni con miedos” fue lanzada el pasado mes de agosto de 2013, con el esfuerzo del Foro de Mujeres por la Vida, ERIC y Radio Progreso para exigir seguridad para las mujeres. Esa seguridad que garantice el buen vivir para esta población que representa más del cincuenta por ciento de la población hondureña, y que son violentadas por el sistema patriarcal que quiere dominar sus vidas y sus cuerpos.
“En un primero momento la campaña, tocó el espacio privado, la violencia que tantas mujeres sufren en sus propias casas, a manos de aquellos hombres que están cercanos a sus vidas. Además de esa violencia doméstica, la campaña busca cuestionar y hacer consciencia de las responsabilidades del hogar, ya que únicamente recaen en las mujeres, cuando deben ser asumidas por todos los miembros de la familia”, dice Carolina Sierra del Foro de mujeres por la Vida, una organización que aglutina a diversas organizaciones de mujeres de la zona noroccidental de Honduras y que lleva muchos años en la lucha por los derechos de las féminas.
Sierra agrega que en esta segunda etapa, se toca el espacio privada, aquí haciendo referencia a las acciones en materia de seguridad que emprenden los gobiernos, pero que hasta el momento no buscan la protección de la vida y la integridad de las mujeres.
Dunia Pérez, como parte del equipo coordinador de la campaña en representación del ERIC y la Radio Progreso dijo que la campaña busca contribuir a desconstruir el concepto de seguridad basado en la represión, armamentismo, remilitarización y evidenciar las violencias contra las mujeres en los espacios íntimos, privados y públicos como un problema de seguridad, que debe asumirse por el Estado y la ciudadanía en general.
Pérez recordó que la primera etapa mencionó la situación que las mujeres viven en los espacios privados, con énfasis en la violencia intrafamiliar y los roles de género que asigna la sociedad. En la segunda etapa, “aquí mencionamos los espacios públicos, la violencia simbólica, acoso callejero y proceso de remilitarización que vive en momentos la sociedad hondureña y su impacto en la vida y los cuerpos de las mujeres.
Habrá una tercera y cuarta etapa que estará destinada a la defensa del territorio y bienes de la naturaleza y el acceso a la justicia, aquí hablaremos sobre los feminicidios y el fracaso de la institucionalidad lo que lleva la fortalecimiento de la impunidad, concluyó diciendo Dunia Pérez.
Reconceptualización de seguridad
 
Para las mujeres indígenas, jóvenes, niñas, afrodecendientes, campesinas, pobladoras, con retos especiales, urbanas, rurales, obreras, académicas, profesionales, artistas; la seguridad es un derecho humano, que parte del fortalecimiento de la autonomía y libertades. Se basa en el principio de seguridad humana, pero construido desde las realidades vividas.
Para las mujeres la seguridad debe estar vinculada con la libertad, con el derecho a decidir sobre sus cuerpos, con la posibilidad del disfrute de todos los derechos y sobre todo la certeza de una vida libre de violencia y de miedo.
Desde la concepción, la seguridad debe conectarse con los espacios íntimos, privados y públicos. Requiere partir de una construcción de la ciudadanía que tome en cuenta las diferencias y las particularidades de cada mujer y se conecte de lo local a lo nacional, respetando el derecho de autodeterminación de los pueblos.
Las mujeres buscan una seguridad que elimine prácticas culturales de violencia y que fortalezca los procesos de construcción colectiva y la participación.
Por ERIC y Radio Progreso

– See more at: http://aler.org/index.php?option=com_k2&view=item&id=6245:honduras-ni-encerradas-ni-con-miedos&Itemid=226&lang=es#sthash.2A0p5WdP.dpuf