Archive for the ‘Carlos Mejia Orellana’ Category

Reflection on the murder of Carlos Mejia, Radio Progreso


Radio Progreso Manager Murdered

Was Carlos Mejía a Target?

*This reflection was written by Lucy Edwards (PROAH, Hope in Action, Congregational United Church of Christ, Ashland, Oregon)


On the evening of Friday, April 11, Carlos Mejía Orellana, 35, was stabbed to death in his home in El Progreso, Honduras. The white Rosary his mother had given him that day was broken and on the floor of the living room of his home. Nothing of value was taken from house. His well maintained Toyota sedan sat on the carport, its alarm sounding. Why was Carlos murdered? Was he targeted for his work at Radio Progreso?



Carlos was the eldest of 11 children to parents Salvadora and Nicolas. The family moved from a rural area near Ocotepeque to the growing northern city of El Progreso when Carlos was 8 or 9. He was entrepreneurial man, an intelligent and diligent worker who began at the Jesuit radio station Radio Progreso in his early twenties, and eventually became promotion and marketing manager. He was quiet and thoughtful, and knew how to get things done. He seemed to anticipate your needs before you knew you had them.



His house was well constructed and secure. He paid attention to issues of security. The home had a high wall surrounding it, with strong gates and tightly coiled barbed wire. He had a boyfriend, but lived alone, with two socialized and friendly dogs; they were not part of the security plan. He adored them and spoiled them. They were companions.


carlos photo 2


His work at the radio station took him into the community. While shy in social settings, Carlos was not shy about the radio station. He loved his work selling ads and producing events promoting the station. He also had other jobs outside the radio station, all approved by his supervisor, Catholic priest Ismael Moreno, known as Padre Melo. Carlos had taught management classes, and recently was helping a community radio station get off the ground. He had just purchased a washing machine for his parents. It was still wrapped in plastic on in the carport the day I visited.



Carlos Mejia was one of 16 members of the Radio Progreso team granted protected measures by the Inter-American Commission on Human Rights. Station employees had received threats of violence, and many journalist colleagues in Honduras have been murdered. Radio Progreso studios were occupied by the armed forces during the 2009 coup, and the station was surrounded by police on another occasion.



In a country with so many layers of corruption, militarization, violence and impunity, Radio Progreso, and its affiliated Jesuit research team ERIC (equípo de reflección, investigación y comunicación) are an irrepressible daily affirmation of freedom of expression, creativity and courage in Honduras. Their work confronts and directly challenges the corruption and impunity.



Was Carlos targeted because of his work at the Jesuit radio? At this point one can only speculate. He was murdered at his home, stabbed several times with a knife. It appears his body was posed. It appears the killer or killers removed his clothes and tried to create the illusion of another kind of murder. But the shirt he was wearing that night was never found. Someone took it. Someone took the knife. Someone left by the front door and the front gate, leaving them both open.



It appears Carlos’ attacker came to the house with him, perhaps in Carlos’ car. They ate chicken, and shortly after Carlos was attacked–perhaps initially in the living room where the Rosary was broken, and then murdered in the bedroom where his clothes were then removed.



As the marketing manager, Carlos’ work provided the financial capital for the radio. His death has been a huge blow to his coworkers and a direct hit against the radio station economically. As a gay man, his killer or killers may have considered his sexual orientation a vulnerability to exploit. Someone gained Carlos’ trust enough to be invited to his home, and murdered him.



In an immediate newspaper online account, police declared their suspicions of a crime of passion before they had conducted any investigation. No one has ever investigated the many threats against the radio station staff and management that began in earnest in 2010 and remain as permanent threats.



On April 18, U.S. Representatives James P. McGovern (MA), Sam Farr (CA), and Janice D. Schakowsky (IL) released the following statement on the murder in Honduras of Carlos Mejía Orellana.



“We are shocked and saddened by the news of the murder of Carlos Mejia Orellana, journalist and marketing director of Radio Progreso in Honduras. We extend our deepest condolences to his family members, friends and colleagues. Our thoughts and prayers are with them in this difficult time.



“We are very familiar with the important work of Radio Progreso, a community-based radio station that is a work of the Jesuits of the Central American Province. We note that the Director of Radio Progreso, Father Ismael “Melo” Moreno, testified before the U.S. Congress at the Tom Lantos Human Rights Commission and described the constant death threats and attacks perpetrated with impunity against journalists in Honduras, including against Radio Progreso, its employees and its research arm, ERIC. Given the level of threats and violence, including assassination, targeted against journalists, the media and freedom of expression in Honduras, we are dismayed that the Government of Honduras has failed to implement protective measures for the employees of Radio Progreso, as called for by the Inter-American Commission on Human Rights when, on four separate occasions over the past five years, it issued precautionary measures on behalf of 16 staff members, including Carlos Mejia Orellana, of Radio Progreso and ERIC. We are further troubled by news reports that the police had announced the murder was carried out by someone close to Sr. Mejia Orellana before any investigation had yet begun. We call upon the Honduran authorities to immediately implement protective measures for Radio Progreso and ERIC employees and to carry out a thorough investigation of the murder of Carlos Mejia Orellana to determine both material and intellectual authors of this heinous act and to bring them to justice in a timely manner.”

Advertisements

Walking with victims of violence in Easter light

By Phil Little

http://www.prairiemessenger.ca/18_03_21/Melo_18_03_21.html

DEFENDING HUMAN RIGHTS — Jesuit Father Ismael Moreno, known nationally and internationally as Padre Melo, is seen with longtime friend Berta Caceres, a Lenca environmental and human rights defender. Berta was assassinated on March 2, 2016. credit: Lucy Edwards

Editor’s note: Nothing is more destructive of Easter faith than to ignore the problems of the poor in our midst, the scourge of violence in all parts of the world. The following story is a powerful example of the power of the resurrection. Father Melo’s commitment to the church and the poor reveals the Easter light of Christ.

Two months ago the readers of The Prairie Messenger (01/17/18) were introduced in an article by Michael Swan to the situation of a Honduran Jesuit priest, Ismael Moreno, known nationally and internationally as “Padre Melo.” He is one of many Jesuit priests around the world who live on the edge because of their discipline, their high intellectual standards, and their commitment to the church and the poor.

I met Father Melo in 1988 when he came to study in Toronto and since then a bond of friendship and love has connected my family to him. In 2013 Father Melo invited me “to accompany” him in Honduras, which means to walk with him or to shadow him in his travels. The theory behind accompaniment is that the presence of a foreigner is a hindrance to would-be assassins employed by the state or by someone from the oligarchy.

Father Melo, like many Hondurans, knows the pain of violent death among friends and family. His parents, Pedro and Angela were poor campesino farmers. Father Melo’s father, Pedro Moreno, was the president of a farmer’s co-operative that was under siege by foreign investors who wanted to buy land to grow sugar cane. Pedro urged the poor farmers to stick together and not to sell. It was Melo who, at the age of 13, discovered his father’s mutilated body in the office of the co-operative. Shortly afterward the farmers started to sell off their parcels and become part-time workers on the sugar hacienda.

Angela, known as Doña Lita, carried her first pair of shoes for many kilometres to her wedding so as not to get them dirty. Her husband farmed until his murder and Lita worked hard producing tortillas and other items to support the family. Melo would have had financial difficulty to continue in high school and he had thought about getting a job to help support the family. However, he got the highest grades in Grade 8, which won him a scholarship to the private Jesuit school that mostly catered to the rich of El Progreso.

His keen intellect kept him at the top of his class throughout high school. Melo’s ambition was to go into law or the Jesuits to work for the poor. He remembers a day when Jesuit Father Padre Guadalupe was visiting the family and Pedro said to his young son, “If you want to be a priest, be like Father Guadalupe or don’t bother.”

Padre Guadalupe was an American missionary who became radically aligned to the struggle of the poor farmers, particularly the banana workers in the northern plantations of the Standard and United Fruit companies. In 1983 Padre Guadalupe was captured by Honduran and U.S. troops and after being tortured he was thrown alive over the jungle along with other political prisoners.

On Nov. 16, 1989, an elite American trained murder squad of the Salvadoran army entered the campus of the Catholic University and killed six Jesuit professors and the two women housekeepers. Those Jesuits were professors of Father Melo when he was in training as a seminarian. When Melo’s mother, Doña Lita, heard of the assassination of the Jesuits, whom she knew personally, she summoned Melo to her side and, having him kneel beside her, she told him to have his affairs in order because if he was to be faithful to his calling they would come some day for him.

So why do they want to kill Padre Melo today? Honduras is a failed and corrupt narco-state. It is ruled by a military dictatorship, many of whom were trained at the infamous School of the Americas. The American embassy calls the shots in Honduras as it has up to six military bases in the country, including the largest airport in the country. The country just went through a fraudulent electoral process, which has confirmed the most corrupt in society as the government: an alliance of military, embassy, oligarchy and drug cartels. Padre Melo is director of an independent radio station, “Radio Progreso,” and a human rights centre, “ERIC.” Of the most dangerous careers in Honduras are law, journalism, and environmental defence.

Father Melo is perhaps the leading figure in the Catholic Church in the area of human rights and interpreting the “signs of the times” (Vatican II). Politically he is non-aligned, but his political astuteness is widely sought by many sectors of society. I have accompanied Melo to meet with sociology professors, with teachers groups, with women indigenous campesina groups, with youth groups, with leaders of co-operatives and labour unions, with political groups and even with groups of clergy. They all look for the same thing. “How can we understand what is happening in Honduras?” they ask. Melo has that rare ability to speak to any group at their level, to engage them in meaningful dialogue and shared wisdom.

During my most recent five-week trip this year, Melo was called to the capital city of Tegucigalpa to meet with three United Nations representatives who had come to Honduras on a fact-finding mission. They spent the entire day in conversation, just with Padre Melo. He is often called upon to meet foreign delegations and commissions such as the O.A.S.-sponsored MACCIH — “Support Mission to Combat Corruption and Impunity in Honduras.” In 2015 Padre Melo was awarded in Norway the “RAFTO” award, sometimes called the “Alternative Nobel.” There have been numerous other awards given to Father Melo and the twin apostolates he directs: Radio Progreso and ERIC.

Since the military coup of 2009, documented in the video La Voz del Pueblo (https://ignatiansolidarity.net/la-voz-del-pueblo/), the Jesuit mission has been under attack by the military dictatorship. One radio manager, Carlos Mejia, was murdered in 2014. More than 16 of the Jesuit’s staff have received credible death threats, the most recent in late February 2018.

In 2013 Father Melo was at a road blockade supporting an indigenous Lenca community in their resistance to an illegal hydroelectric project that would deprive the farmers of their source of water. Along with him was Berta Caceres, a Lenca environmental and human rights defender and a longtime friend of Father Melo. Berta in 2015 received the prestigious Goldman environmental award, which her supporters celebrated thinking this international recognition might give her some protection. At the Rio Blanco blockade, an American woman who at that time was accompanying Padre Melo took a photo of Melo and Berta together. Berta smiled at Father Melo and said, “Who of us will they kill first?” Berta was assassinated on March 2, 2016.

In my trips to accompany Melo I know he has quietly saved lives. I have gone with him to a federal prison to visit political prisoners. His legal team advocates not only for persons dealing with political and human rights issues, but poor people wrongly imprisoned.

In Honduras there is no other prominent Catholic Church official who speaks out against the corruption, the violence, the fraudulent electoral process, and the high “femicide” rate. The combined teams of Radio Progreso and ERIC did a full-year campaign about violence against women. It was followed by an intensive national program promoting Pope Francis’ environmental encyclical, Laudato Sì. Father Melo openly supported the Movement of the Indignant — a national protest against the bankruptcy of the Social Security Health Program — because the dictator drained the funds for use by his own political party.

Father Melo has lived with death threats for most of his priesthood. He has been kidnapped more than once. People around him have been killed. He cannot be bought, although there have been efforts internationally and nationally to compromise him with financial support. As Father Melo once explained, “First they try to be nice and ingratiate themselves with praise and admiration. Then they try to buy your support. If that doesn’t work they try to ridicule you or criticize your work. When that doesn’t work they move to criminalize you or paint you as a traitor to the country. Then they kill you.”

Little is a retired teacher living on Vancouver Island. Born in Alberta, he went to university in Ottawa. As a member of the Oblate congregation he went to Peru as a missionary from 1972 to 1980. Returning to Canada he married and taught in the Toronto Catholic school system for 26 years until retirement.

¿Un crimen perfecto?

http://www.envio.org.ni/articulo/4859

El 11 de abril Carlos Mejía Orellana, gerente de mercadeo y ventas de la Radio Progreso de Honduras, fue asesinado. El crimen permanece impune. ¿Cuál fue el móvil? ¿Quiénes fueron los asesinos materiales? ¿Y los intelectuales? Parece un crimen perfecto. Porque el probable móvil político está envuelto en la coartada de la condición homosexual de Carlos. Con este texto, la revista Envío, hermana del proyecto de Radio Progreso, se suma a la condena por este crimen.

Equipo Envío

Salió rapidito, despidiéndose. “¡Me voy de vacaciones y no estoy para nadie!” Pero se detuvo antes de cerrar la puerta:
“Pero para la radio, ¡siempre estoy! ¡Nos vemos!”. Horas después, llamaban a la radio, pero para avisar que Carlos Mejía estaba muerto. Era el 11 de abril, ese día que el calendario católico ha bautizado como “viernes de dolores”, al inicio de la semana santa.

“ERA UNA PERSONA CLAVE”

Carlos Mejía Orellana tenía 35 años. Desde hacía 14 años era el gerente de mercadeo y ventas de Radio Progreso, la popular emisora de los jesuitas en la ciudad de El Progreso. “Era una persona clave en este proyecto”, repiten todos en el equipo.

Ya era tarde cuando llegó a su casa. Vivía solo, en una colonia de la ciudad. Al poco de llegar una vecina tocó a su puerta para pedirle el maíz que iba a moler para las tortillas que iba a llevar al paseo al mar que había organizado para el domingo con toda su familia y sus amigos. “Me dijo que me daría el maíz después porque estaba esperando visita y quería platicar tranquilo”, contó ella.

Un par de horas después empezó a sonar estridente la alarma de su carro, parqueado a la puerta de su casa. Los vecinos salieron a ver qué pasaba. El portón de la casa de Carlos estaba abierto, la puerta de la casa también, pero no estaban forzados. ¿Un robo…? Entraron a la casa, con esa mezcla de ansiedad y miedo que se tejen en la atmósfera que respira hoy tanta gente en Honduras, el país más violento del continente y quizás del mundo. Al entrar al cuarto de Carlos lo vieron tendido en el piso, al lado de su cama, con el pecho atravesado por tres puñaladas. Salieron corriendo a avisar a la policía y al equipo de la radio. Quienes lo mataron movieron de lugar el televisor y varias cosas de la casa, dejando señales de que se trataba de un robo como otros tantos. Pero en la casa nada faltaba, nada había sido robado.

UN “CRIMEN PASIONAL”

En la edición del día siguiente, el diario hondureño “La Prensa” informaba de las declaraciones de Roger Murillo, jefe de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC): “Las primeras pesquisas indican que, minutos antes de ser asesinado, salió a comprar dos pollos para él y otras personas que en ese momento lo acompañaban en la casa y al parecer estaban departiendo”. Anunciaba Murillo que como resultado de la labor investigativa, los agentes habían detenido horas después del crimen a un joven que había dicho ser “pareja” de Carlos. Y sacó la conclusión: “Creemos que el crimen puede estar relacionado con problemas pasionales y no por cuestiones políticas, como lo quieren dar a entender los encargados de Radio Progreso”.

Y es que horas antes de estas declaraciones, el equipo de Radio Progreso había convocado una rueda de prensa para informar del suceso y sentar su posición. El director de la emisora, el sacerdote jesuita Ismael Moreno, corresponsal de Envío en Honduras, fue categórico al exigir una “investigación seria, diligente, precisa y exhaustiva, que lleve a sancionar a los responsables materiales y a los responsables intelectuales”. Y añadió: “No aceptamos rumores sin sustento sobre los móviles”.

Para entonces, los rumores ya corrían por la calle y parecían facilitarle a las autoridades dar por cerrado el caso con el veredicto de que se trataba de un crimen “pasional”. “Todos los maricones acaban así”, decía mucha gente, al sólo conocer la noticia, sin más reflexión y sin compasión.

La coartada estaba servida. El cuerpo de Carlos fue encontrado semidesnudo. El escenario repetía el modus operandi de muchos asesinatos relacionados con personas homosexuales a las que se les quita la vida. Naturalizando el móvil, se les quita también dignidad, restándole importancia y atención al crimen.

“ES UNA MUERTE BUSCADA”

Carlos era gay. “Lo había hablado con él hacía años y él no temió reconocerlo, reconocerse a sí mismo con esa orientación y no ocultarlo ni a su familia ni a sus compañeros, era una persona libre”, nos cuenta Ismael Moreno, el padre Melo.

En algunas horas, el joven detenido fue dejado libre. No había una sola prueba que lo incriminara. El caso no estaba cerrado, pero insistían en cerrarlo por la vía “pasional”. ¿No podría ser otro el móvil, aun contando con el escenario “pasional”, tan bien preparado por los ejecutores materiales?

“Lo entendemos como un golpe frontal al trabajo de la radio, a nuestro trabajo y a nuestra institución”, dijeron el padre Melo y sus compañeros de la radio desde el primer momento. “Esto nos deja más vulnerables y en mayor indefensión”.

Ante los micrófonos de la emisora otras voces comenzaron a abrirle camino a otro probable móvil. Una de esas voces fue la de Silvia Heredia, del programa “Paso a paso” para la prevención de la violencia: “No, ésta no es una muerte más, es una muerte buscada. Todos los asesinatos son injustos, pero éste ha sido para tocar al ERIC y a Radio Progreso”.

¿POR QUÉ TOCARLOS?

Para evangelizar el Valle de Sula, el área de mayor desarrollo económico de Honduras, la que más población migrante atrae de otras regiones del país, nació hace más de 50 años Radio Progreso.

La radio comenzó a emitir en Santa Rita, un pequeño municipio cercano a El Progreso, sin ser propiedad de los jesuitas. En 1970, en los años marcados por la opción por los pobres proclamada por los obispos en Medellín, en la etapa en que Paulo Freire proponía la concientización por la educación popular, en el tiempo de las comunidades de base, los jesuitas adquirieron la frecuencia AM de aquella radio y enseguida consiguieron equipo para transmitir también en onda corta.

Cuando el huracán Fifí causó tragedias en la zona en 1974, Radio Progreso dio a conocer al mundo la noticia. Otras tragedias, las provocadas por los golpes de Estado que caracterizaron aquella década, también pasaron por los micrófonos de la Progreso. Fueron también las ondas de Radio Progreso las que informaron de la masacre de Los Horcones(junio de 1975), en la que terratenientes y militares tramaron y ejecutaron la muerte de quince personas, entre ellas dos sacerdotes, y para borrar las huellas del crimen los lanzaron a un pozo de malacate, donde dinamitaron sus cuerpos.

En 1976 la emisora se transformó definitivamente en una radio popular al servicio de las luchas del pueblo y de las causas justas, que en Honduras eran tantas. No hubo huelga, demanda, reclamo, manifestación, movilización y organización que los micrófonos de la Progreso no acompañaran. Eso la convirtió, una y otra vez, en objetivo de los poderosos políticos y de los poderosos económicos. Advertencias, amenazas, cierres, negociaciones para reabrirla, años y años siempre en la mira. Hasta hoy.

En 1980, tras uno de los cierres de la emisora y estando Honduras bajo una dictadura militar represiva, los jesuitas crearon el ERIC (Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación), para complementar la labor de la radio. Sería un espacio para reflexionar sobre la realidad, para “ver, juzgar y actuar”.

Con los años, las investigaciones políticas, sociales, económicas y culturales del ERIC, y desde el año 2010 los sondeos de opinión pública, se fueron convirtiendo en referentes de credibilidad en todo el país. Hasta hoy.

GOLPE DE ESTADO:
MÁS RIESGOS Y MÁS INFLUENCIA

En junio de 2009, cuando el golpe de Estado contra Manuel Zelaya, la Radio Progreso y el ERIC se graduaron nuevamente con honores en la defensa de los derechos humanos y en las denuncias de la represión desatada contra la gente que se movilizó en resistencia al golpe y reclamando derechos postergados.

A partir de esa fecha y de esa crisis nacional la emisora comenzó a ser un referente para autoridades y organismos internacionales de derechos humanos. Prueba de ello son los dos premios internacionales que recibió la radio, el Premio de la Asociación por los Derechos Humanos de España (APDHE),entregado a Radio Globo, a Cholusat Sur y a Radio Progreso por su defensa de los derechos humanos en el marco del golpe de Estado, y el Premio Peter Mackler 2011 de Reporteros Sin Fronteras y Global Media Forum, entregado a la coordinadora del área de comunicaciones de Radio Progreso por el ejercicio del periodismo en países en los que hay violaciones permanentes a la libertad de expresión.

Con el golpe aumentaron los riesgos. Las instalaciones de la radio fueron allanadas durante el golpe y algunos de sus periodistas y su director fueron objeto de graves amenazas y actos de hostigamiento. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA otorgó a unas quince personas del equipo medidas cautelares para proteger sus vidas.

En mayo de 2011 se las otorgó a Carlos Mejía, quien también recibía amenazas. El Estado hondureño, responsable de cumplir esas medidas, nunca las tomó en serio. “Nunca tuvo voluntad política de cumplirlas, a pesar de haber sido consensuadas con el gobierno en infinidad de ocasiones”, explicaron miembros del equipo de la radio en la rueda de prensa, fresca aún la sangre de Carlos.

EN UN PAÍS VIOLENTO

Honduras es considerado el país más violento del mundo. De acuerdo con el Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, en 2013 se cometieron 109 masacres y 6,757 homicidios, lo que representó un promedio mensual de 563 homicidios y un promedio diario de 19.

Un informe dado a conocer por Casa Alianza reveló que entre febrero de 1998 y marzo de 2014 fueron asesinados 9 mil 291 niños, niñas y jóvenes menores de 23 años. Durante el gobierno saliente, el de Porfirio Lobo (2010-2013), el promedio fue de 81 muertes de jóvenes mensuales. En el primer trimestre del año 2014 Casa Alianza contabilizaba ya 270 muertes de jóvenes menores de 23 años en hechos de “extrema violencia”.

Ni la depuración de los cuerpos de seguridad de hace años, ni la más reciente militarización de la sociedad con las sucesivas campañas de “mano dura”, han dado resultados, entre otras razones porque dar respuestas auténticas a las profundas desigualdades económicas, sociales y políticas quedan siempre al margen de estas iniciativas.

Una de ellas, desde junio de 2011, es la Ley de Seguridad Poblacional, que establece el cobro de impuestos a depósitos de cierta cantidad en el sistema bancario, a los restaurantes de comidas rápidas, a la telefonía celular, a los casinos y tragamonedas. Los recursos recaudados se deben invertir en seguridad pública. Se calcula que desde la creación de este impuesto se han recaudado más de 1,500 millones de lempiras, pero unos mil millones ya han sido invertidos de forma discrecional, sin saberse en qué. Lo que sí se sabe es que la policía de investigación trabaja en condiciones precarias, sin vehículos y agentes suficientes y sin herramientas básicas para desarrollar investigaciones serias, diligentes, precisas y exhaustivas, como las que reclamó el equipo de Radio Progreso tras el asesinato de Carlos Mejía.

“ERA UN EMPRENDEDOR NATO”

Quisimos hablar con quien recuerda y llora a Carlos como su mejor amigo para que nos contara cómo era: “Amaba a los perros. Y amaba a la gente. Era un tipo muy generoso. Le admiré que iba mediodía de cada domingo a dar clases al Instituto Hondureño de Educación Radiofónica. Quería que ese montón de chavos trabajadores y con deseos de superación tuviera al menos algo de buena educación. Y por eso, no descansaba el único día que le quedaba libre. Le gustaba dar clases. Tenía una licenciatura en Pedagogía. Era incisivo, profundo cuando analizaba la realidad hondureña. Le dolía la corrupción, la injusticia, el descaro de los políticos y de los líderes religiosos y le desesperaba la pasividad del pueblo”.

Así lo describe: “Era audaz, lanzado, siempre queriendo innovar, probar cosas nuevas, un emprendedor nato. Tenía una Maestría en Dirección Comercial y Mercadotecnia, pero sus capacidades se formaron porque desde niño tuvo que ingeniárselas para ayudar a su familia. Un día me contó su primera prueba. Cuando tenía seis años su mamá, doña Salvadora, lo mandó a la plaza del pueblo a vender los tamales que ella hacía. Se sintió tremendamente responsable con su carga de tamales. Pasó que cuando los había vendido casi todos, cuando se le acercó un viejito diciéndole: “Dejame probar uno y te traigo el pago en un ratito”. Carlos le creyó, le dio el tamal y se quedó mucho rato esperando el pisto que nunca llegó… Regresó a su casa llorando, temía la penqueada que le darían por no traer el dinero completo. Qué va, su mama lo felicitó por el éxito de la venta y también porque aquel pobre viejito pudo probar uno de sus tamales. Y él dejó de llorar”.

LA RÁPIDA EXPANSIÓN
DE LA RADIO

El asesinato de Carlos Mejía priva a Radio Progreso de la persona que con extraordinaria habilidad y dedicación, garantizaba a la emisora el 60% de sus ingresos. Y lo arranca de esta tarea en momentos en que la radio, una herramienta de movilización social, conocida y reconocida en todo el país, vivía momentos de expansión, proceso en el que participaba activamente Carlos.

A partir de 2005, Radio Progreso amplió su cobertura al occidente y al norte del país. A partir de 2009, en la etapa abierta por el golpe de Estado, la propuesta de comunicación de la emisora se amplió significativamente, fortaleciendo alianzas con sectores sociales: mujeres, indígenas, pobladores, ambientalistas, organizaciones de derechos humanos y organismos anticorrupción. Las alianzas se concretaron en un incremento de los espacios radiales conducidos por esas organizaciones, en campañas de sensibilización llevadas a cabo en coordinación con varias de ellas y en una mayor demanda de formación y apoyo que le solicitaban movimientos organizados de todo el país.

Radio Progreso crecía “en sabiduría y gracia”. Su influencia era cada vez más patente. En 2012 amplió su cobertura en el departamento de Colón y en la ciudad de La Ceiba, tercera ciudad del país, después de Tegucigalpa y San Pedro Sula, cubriendo así prácticamente todo el corredor norte de Honduras.

A finales de 2013 el gobierno saliente de Porfirio Lobo le concedió una frecuencia en la capital. Esto estaba representando nuevos desafíos, que estaba asumiendo ya el equipo: ampliar el contenido de los espacios noticiosos y las estrategias de participación, tomando aún más en serio el modelo de la radio en la calle y el periodismo de intermediación.

Cuando Carlos Mejía fue asesinado la emisora iba a ampliar su cobertura en el Bajo Aguán, zona del país donde se identifica de manera más clara la acumulación de capital en pocas familias, una zona extremadamente violenta, en la que, en términos del grado de violencia contra la población campesina, se desarrolla el conflicto agrario más grave de los últimos quince años, no sólo en Honduras sino en toda Centroamérica. Durante el gobierno de Porfirio Lobo fueron asesinados 105 líderes campesinos, muchos de ellos en esta zona.

UN CRIMEN PERFECTO

En este contexto, no es prejuicioso ni apresurado pensar que el asesinato de Carlos Mejía haya tenido como móvil enviar al equipo un mensaje de sangre con la intención de frenar la expansión y la influencia de la radio.

Bien elegido el momento del mensaje. Bien elegida la víctima, porque de ella dependían muchos recursos financieros. Bien elegido Carlos, porque su homosexualidad facilitaba a quienes decidieron eliminarlo el escenario para la más sencilla de las coartadas: la “pasional”. Un crimen perfecto.

EN UN PAÍS HOMOFÓBICO

En un muro de Tegucigalpa alguien escribió un día un grafiti provocador: “Ser homosexual es cosa de hombres”. Muy pronto lo borraron, aunque le sobraba razón al que lo pensó y lo expuso. Porque soportar la discriminación de la homofobia es una tarea que requiere de mucho valor, el valor que la cultura asigna a los hombres. Carlos tuvo ese valor.

La homofobia sigue siendo uno de los prejuicios más incrustados en la mentalidad de la gente. Y como sucede en todas las sociedades tradicionales, conservadoras, empobrecidas por las desigualdades y por la baja calidad de la educación, Honduras tiene una sociedad homofóbica, en la que son muchos los que han confundido los conceptos: llaman “pecado” a la homosexualidad, cuando el pecado es la homofobia, por lo que encierra de discriminación, de rechazo y de odio, de traición al Dios del que habló Jesús de Nazaret.

El alto nivel de homofobia que existe en la sociedad hondureña adquirió relieve internacional en octubre de 2011, con las posiciones expresadas por la Confraternidad Evangélica de Honduras, que pidió a las autoridades suspender un concierto que Ricky Martin iba a tener en Tegucigalpa a beneficio de una fundación de ayuda a la infancia. Martin había confesado su orientación homosexual un año antes. En carta al Ministro del Interior, los religiosos expresaban su preocupación por “el mensaje y ejemplo” que transmitiría el cantante, en momentos en que se requiere “levantar y cultivar los más altos valores cívicos y morales tendientes a consolidar y a no debilitar la esencia de la nacionalidad hondureña, que es la familia”. A pesar de todo, el concierto se celebró.

“CRÍMENES DE ODIO”

Unos meses después del “escándalo” por este concierto, en junio de 2012, ochenta congresistas estadounidenses escribían a la entonces Secretaria de Estado Hillary Clinton pidiéndole que exigiera al gobierno de Honduras -a cuenta de la ayuda que recibía de Estados Unidos- medidas contra la homofobia que sufren las personas homosexuales en Honduras.

En su carta, los congresistas demócratas denunciaban “crímenes de odio”: unos 70 hombres y mujeres pertenecientes a la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) habían sido asesinados en Honduras desde junio de 2009, fecha del golpe de Estado, hasta la fecha en que escribían a Clinton. Señalaban también que la mayoría de estos asesinatos habían quedado “en la más absoluta impunidad”.

EN UN PAÍS DE IMPUNIDAD

Este país violento y homofóbico que es hoy Honduras, es también un país donde reina la impunidad. Según el Fiscal General de la República, el 80% de los asesinatos no se investigan y quedan en la impunidad. Las organizaciones de la sociedad civil consideran que la cifra es mayor y hablan del 90%.

De más de 30 asesinatos de periodistas, solo el 10% presentan alguna investigación. Un ejemplo trágico es el de los asesinatos de mujeres: de los 300 femicidios ocurridos en 2013, sólo se han presentado en 5 casos se han presentado los requerimientos fiscales para resolverlos, según información del Centro de Derechos de Mujeres.

Los asesinatos que cometen el crimen organizado y el narcotráfico quedan en la impunidad. También los asesinatos políticos quedan en la impunidad. ¿Quedará impune el asesinato de Carlos Mejía, recubierto su posible móvil, su dimensión política, tanto por las autoridades como por sectores de la sociedad con la coartada de “lo pasional”?

UNA SOLIDARIDAD
QUE RECLAMA JUSTICIA

A Radio Progreso llegaron en los días siguientes al crimen muchos mensajes y comunicados de solidaridad con la emisora y de repudio por el crimen.

Llegaron de la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH, de Reporteros sin Fronteras, de periodistas y emisoras radiales de Estados Unidos, Canadá y de todo el continente, de Amnistía Internacional, de congresistas demócratas de Estados Unidos, de religiosos de varios países, de jesuitas de todo el mundo -aunque faltaron voces de los jesuitas más cercanos, tal vez por el temor que inspira “lo pasional”-, de organismos de cooperación internacional de distintos países de Europa…

Todos se dolían por la vida segada de Carlos, todos exigían una investigación y una sanción, todos clamaban porque
el crimen no quedara en la impunidad.

“LO QUE USTED NOS ENSEÑÓ, QUERIDO CARLOS”

El equipo de Radio Progreso sigue esperando la verdad y la justicia. Y mientras espera, recuerda al “compañero del alma tan temprano” que se les fue.

Del mensaje con que lo despidieron el día de su entierro son estas conmovedoras palabras: “Usted, querido Carlos Mejía, se nos fue sin siquiera pedir permiso…Usted se nos fue cuando más urgía su presencia entre nosotros, ya no sólo para sacarnos de apuros en cada quincena con su afanosa búsqueda de recursos bienhabidos, sino porque su presencia siempre inspiró ternura, servicialidad y compañerismo… Usted bien sabe que su ausencia no tiene un fácil reemplazo. Catorce años de su vida compartidos con nosotros, no se cierran como una puerta de un porrazo…”

“De usted, querido Carlos, quizás no aprendimos cómo dirigir una sesión de trabajo, porque cuánto le huía usted
a las reuniones y siempre las consideró una pérdida de tiempo. Tampoco aprendimos de usted a hacer un análisis político ni técnicas para diseñar un plan estratégico. Pero usted bien sabe que ninguna cosa de ésas pudieron hacerse ni en la Radio ni en el ERIC sin su silenciosa pero efectiva actividad de mercadeo. Usted nos enseñó con su práctica cotidiana aquello que escuchamos de los analistas: que incluso la más sublime de todas las actividades requiere de lo económico como base para subsistir”.

“Hay algo más que usted nos enseñó con su ejemplo silencioso. Y es que mientras unos escribíamos reflexiones
y otros presentábamos noticias y otros nos quemábamos la materia gris sacando adelante un texto, usted compraba una provisión cada quincena para una anciana mujer abandonada. Y eso nunca quiso que saliera a luz, porque nunca quiso sacar pecho con sus obras de solidaridad. Fue el testimonio de esa anciana quien sacó a luz una de sus múltiples virtudes cuando ya las puñaladas de sus asesinos lo habían arrancado de nuestra vida”.

“USTED, QUERIDO CARLOS
SE FUE DE VACACIONES”

“Lo último que usted nos dijo antes de abrir la puerta para irse en aquel viernes once de abril, nos da la pista para seguirlo teniendo entre nosotros. Al decirnos adiós nos dijo que se iba de vacaciones y que sólo respondería si la llamada era por alguna publicidad para la Radio. Entonces, digamos que usted se fue de vacaciones y mientras descansa, ojalá recostado en una hamaca, le haremos llamadas para consultarle sobre lo que hacemos y usted no vacilará en responder a nuestras llamadas, porque así nos lo dijo al despedirse.

Desde ya, querido Carlos, espere la llamada que le haremos para pedirle el consejo de cómo montar una pauta radial para informarle a todo nuestro pueblo que de las puñaladas con que lo mataron están brotando flores que llenan de energía nuestra incansable lucha contra la impunidad”.

Honduras: persiste la impunidad en ataques a periodistas y defensores de DD.HH.

Escrito por Redacción en Lun, 04/28/2014

http://conexihon.info/site/noticia/libertad-de-expresi%C3%B3n/honduras-persiste-la-impunidad-en-ataques-periodistas-y-defensores-de

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).-  Dos expertos en derechos humanos de Naciones Unidas pidieron hoy al Gobierno de Honduras que ponga fin a la impunidad en los casos de violencia contra periodistas y defensores de derechos humanos a través de investigaciones rápidas y exhaustivas.
“La impunidad sigue reinando en Honduras en los casos de amenazas, hostigamiento y violencia contra periodistas y defensores de derechos humanos”, advirtió el Relator Especial de la ONU sobre la libertad de opinión y de expresión, Frank La Rue, y la que se ocupa de la situación de los defensores de derechos humanos, Margaret Sekaggya.
Los expertos señalaron que la impunidad perpetúa estos crímenes y que en la gran mayoría de los casos, los responsables de estos actos no llegan a ser identificados. Los Relatores Especiales destacaron que la lucha contra la impunidad a través de procesos judiciales también contribuye a la reparación adecuada de las víctimas y sus familiares. 
“Ni las medidas cautelares ordenadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ni las reiteradas recomendaciones formuladas por los expertos de la ONU, han sido suficientes hasta ahora para que Honduras adopte medidas firmes para la protección de los periodistas y los defensores de derechos humanos”, según los expertos.
Los relatores sumaron sus voces a las condenas por el asesinato de Carlos Mejía Orellana, miembro del equipo de Radio Progreso en Honduras, y expresaron su solidaridad con sus familiares y colaboradores.
Asimismo, La Rue y Sekaggya reiteraron la recomendación hecha a Honduras sobre el establecimiento de un mecanismo de protección para periodistas, comunicadores sociales y defensores de derechos humanos./Fuente: ONU

Human rights lawyer assassinated in Honduras

A worker at a Jesuit-run radio and social action centre in Honduras has been stabbed and killed in what is believed to have been a politically-motivated attack.  CAFOD partner Carlos Mejia Orellana (pictured), a 35-year-old lawyer who worked for ERIC-RP was stabbed four times in the chest at his home in El Progreso. The Catholic aid agency vowed yesterday that the struggle for justice that he helped to lead will go on.

Carlos and other colleagues at ERIC-RP had received repeated death threats in response to the organisation’s advocacy and communications work, through which they challenge injustice and corruption in the government, police and judicial system. The threats against Carlos were so serious that, for the last five years, the Inter-American Court of Human Rights has called on the Honduran government to provide him with special protection measures. Sadly, no such protection was provided.

CAFOD currently supports the work of ERIC-RP in the Atlantic coastal region of Honduras where programmes cover human rights, water, livelihoods and disaster risk reduction. The social action centre is one of the organisations that protested against the recent appointment of Roberto Herrera Caceres as the new Human Rights Ombudsman, asserting his links to the 2009 presidential coup and mining interest groups and his insufficient experience in human rights law.

At a press conference, ERIC-RP’s director, Fr Ismael Moreno SJ, rejected rumours implying that Carlos’ death was linked to relationship difficulties and insisted that the police carry out a thorough investigation.

CAFOD’s Head of Region for Latin America and the Caribbean, Clare Dixon, said: “ERIC-RP has been one of our partners for more than 20 years, and the loss of Carlos at such a young age is deeply felt by us all. As with so many brave men and women in Latin America who have been cruelly robbed of lives spent fighting for justice, his struggle will go on, with the support of the Catholic community in England and Wales.”

According to UN statistics, Honduras has the world’s highest murder rate. Last year, an average of 20 people were murdered every day in Honduras, a country of just eight million inhabitants. El Progreso is close to San Pedro Sula, where the homicide rate is 173 per 100,000 people, reportedly the highest in the world outside a war zone.